martes, 13 de agosto de 2019

La delgada "línea" sobre el Ebro : Ferrata de Sobrón

Casi con la misma frecuencia que los planetas se alinean o "los mandamases" trabajan, nos volvemos a juntar l@s temerari@s para hacer algo de monte o derivado de las alturas. Pero esto que suena tan rápido y fácil no es así. La vida pone muchos obstáculos, que hay que ir sorteando o intentando, para cuadrar las agendas en el último momento y sin dejar las viejas costumbre, deprisa hacer los necesarios deberes previos a cualquier "aventura". 
En esta ocasión ya llevaba casi todo tiempo preparado, pues el destino no podía estar en otro lugar que en la interminable lista "negra" . Ocupando una posición "especial" e inusual en ella, pues no busca la "conquista" de ninguna altura y además es la primera y única vía ferrata de País Vasco, ubicada en la cresta de Sobrón.
Cautivados por el plan y preparado material, sólo queda que el tiempo se porte y nos acompañe con "su gracia".

Damos inicio con mal pie al finde, que nos recibe con lluvias y tormentas, dándonos qué pensar y dudar mientras dormimos. A través de la ventana, al abrir los ojos se ve todo gris y dan ganas de darse media vuelta, pero mirando un poco más allá, se ve como por arriba quiere brillar el sol y que la cosa va a prometer.
Puntuales nos juntamos y salimos hacia tierras vascas de nuevo; pero esta vez hacia el Sur, lejos de las alpinas tierras del Anboto (por esta vez). Tras pasar Vitoria nos unimos a una gran tropa, con algún "destalentado" al volante, que avanza a sus destinos vacacionales y de los que nos despedimos enseguida en las inmediaciones de Miranda de Ebro.
Con tanta tranquilidad como estrechez en la carretera, ponemos rumbo a unos llamativos murallones rocosos en paralelo a las orillas del río Ebro. Justo al identificar en el horizonte nuestro objetivo, cruzamos el rio y enseguida atravesamos la pequeña localidad de Sobrón, tras la que junto a sus piscinas ponemos el punto de partida.

Via Ferrata de Sobrón
Única vía ferrata de País Vasco, que recorre la aérea cresta de Sobrón. Se distinguen tres tramos: K2, K3 y K4. Material de vías ferratas, casco y recomendable material para asegurar. Datos GPS: 2 km; ± 150 m; 3-4 h.

Desde el arcén contrario a las piscinas, cojemos un marcado camino que nos lleva a las ruinas del antiguo balneario y a una pista, que nos hace entrar en calor afrontando un subidón ...
... que culmina a los pies de la rocosa cresta de Sobrón.
Iniciamos la vía con un tramo K2, que nos hace subir a lomos de una pequeña estribacion y recorrer su ancho filo brevemente ...
... para seguir por "tierra firme" hasta otro pequeño resalte. que superamos haciendo una travesía, que sabe a menos que el primero ...
...y acaba cara a cara con la segunda etapa de la verdadera cresta.
Nos metemos en faena regresando al filo,
tras el que se esconde la presa de Sobrón ...
... y "sin cuartel" ascendemos por él, superando casi nada más empezar algun "pasito" interesante ...
... que nos deja lo suficientemente altos para apreciar
parte de la impresionante arista ...
... por la que continuamos nuestro camino entre dos abismos sin muchas complicaciones y algo  diversión ...
... hasta que pillamos un "área de descanso",
aprovechando para disfrutar del panorama.
Poco más seguimos por lo alto y "cerramos" la arista con una estética aguja, por la que descendemos con una ligera panza  ...
... y unos "equilibrios" más por zona "tranquila"
nos hacen terminar la segunda parte de esta peculiar ferrata.
Plantados frente al último y más difícil tramo,
nos tomamos un momento para decidir si continuar.
En un arrebato de valentía o quizá insensatez, atacamos la arista y ganamos altura con pasos vertiginosos y "que hacen sudar" ...
...  pero los verticales parajes lo merecen ...
... y seguimos avanzando con momentos de tensión por pasos más Estrechos y vertiginosos de lo que habíamos pasado...
... a los que le sigue una tendida destrepada, hasta una brecha con posibilidad de escape ...
...  que decidimos cojer y dar por finita la ferrata, 
pero después de haberlo intentado. 
Foto de rigor, en nuestro final de la vía. 
👆, Leyre, y Elena.

Con los pies en la tierra, faldeamos la arista de Sobrón por buenos caminos y sin pérdida posible ...
... regresando a las piscinas en un periquete, 
desde las que observamos la bonita arista que a la siguiente no se nos escapa.












👆#DeL RìO#👆