jueves, 8 de septiembre de 2016

Giorni di Pasta e Ferro per Dolomiti

Casi sin enterarse uno, el verano se ha ido " al traste" y aunque para el 99% de la sociedad eso casi suponga un trauma; estamos los raros que se nos escapa con ello una sonrisa tonta, pues están cerca las vacaciones tan ansiadas... DOLOMITAS.

Equipaje "ligero" preparado para la expedición.

Volando sobre la ciudad condal, rumbo Italia.
Lentamente se van sucediendo los días de la ultima semana, aprovechándolos para darle forma y retoques al petate sin olvidar nada; y por fin llega el viernes, día de partida. 
Tras una comida ligera nos reunimos los ocho montañer@s, por lo que tenemos una baja de ultima hora; y ponemos rumbo a Zaragoza a por "el pajarraco". Con todo tramitado, merendamos tranquilos en el aeropuerto; y despegamos puntuales con destino Bergamo (Italia), al que arribamos tras un viaje tranquilo y un suave aterrizaje.

Pateamos el laberíntico aeropuerto, plagado de tiendas, consiguiendo recoger los equipajes  sin perdernos ninguno; y vamos hasta el parking desde donde se ve el hotel a tiro piedra, pero mejor guardar fuerzas para los días venideros.
Nos montamos todos en una furgo y nos damos un tour por los alrededores del aeropuerto; cuando derrepente la cosa se pone tensa al encender un testigo de rueda, pero ya es tarde y tendremos que dejar para mañana "el jugar a los mecánicos"; y rápidos nos plantamos en el hotel.
Se reparten las habitaciones y como balas a prepara la mochila, que el comienzo de la aventura esta cada vez mas cerca. Nos damos una ultima "cena urbanita" y a planchar la oreja sin perder tiempo, que nos toca un primer día largo.


Bienvenida sin "financiación"


Con la noche aun cernida sobre nuestras cabezas; "los titanes" nos ponemos en marcha, cojiendo energías para el largo viaje y el duro día.
Adentrándonos en territorios de alta montaña
Nos echamos a la carretera y en la primera gasolinera hinchamos las ruedas, y avería resuelta. Todo" bien atado" ponemos el punto de mira  en las lejanas alturas de dolomitas; llegando a ellas sobre media mañana. Toca aprovisionarse un poco y el tiempo se nos echa encima, por lo que " con el culo prieto" llegamos a Alba; para pillar los Ãºltimos funivias mañaneros y una vez se cierran sus puertas, se abrirá la veda para la caza de tresmiles dolomíticos...


Via Ferrata Dei Finanzieri – Colac (2715 m) – Refugio Contrin
Ruta media-difícil, que cuenta con una vía ferrata algo larga y un tramo equipado de bajada. Material de Ferratas y Casco. Datos:  8 km ; 6 h 32' ; ±860 m


Con un día sublime nos enfundamos nuestras fieles compañeras en Ciampac...
... y con el funivia nos quitamos de "un zarpau" la primera subidita.
Nos encaminamos con ganas hacia la cara NO de Colac, a por la Ferrata Dei Finanzieri.
Sin dilaciones, nos metemos en pleno ferrateo...
... empezando a subir "suave-suave" por la rocosa pared.
La vía empieza a " coger color"...
... dejando abajo el " suelo firme"...
...para subir y subir sin  descanso por el paredón...
... disfrutando de las bonitas vistas que se nos brindan.
Con vistas a nuestros futuros objetivos...
... "nos ventilamos" el afilado cresterio...
... conquistando tras " la lucha", la cima de Colac (2715 m).
Foto de Cima en Colac (2715 m).
A horas tardías, nos damos el merecido festín con un panorama de ensueño...


... y seguido " nos lanzamos" por la vertiente contraria del Colac...
... hacia el Val di Contrin...
... paseando por los verdes prados..
... hasta el refugio de San Nicoló, donde nos refrescamos tras el gran esfuerzo...
... mientras tres valientes van a saldar cuentas pendientes en el Col Ombert.
El resto con sosiego descendemos hacia el refugio de Contrin...
... simplemente disfrutando del lugar...
... y dando por finita la jornada en nuestro hogar para los dos próximos días.

Suculenta cena en Contrin.
Acomodados ya en el refugio y tras una reconfortante ducha, a las 7 de la tarde nos sentamos a la mesa para deleitar nuestros paladares. Antes del segundo plato llegan los tres maquinas, agotados tras "apretarse las tuercas" por la segunda ferrata; y todos juntos terminamos de cenar.
Una vez acicalados planteamos el segundo día, en el que atacaremos los dos primeros tresmiles: Sasso Vernale y Ombrettas, con una pequeña ferratilla y completando un giro; todo aderezado con un cálido día de verano.
Así pues sin mucho tardar todos a sobar, que enseguida nos toca mas.

Un giro y "dos medallas"(3000s)


Ultimando detalles matutinos.


Con un bonito amanecer y un refugio tranquilo, arrancamos el día, apareciendo los primeros para el desayuno; que terminamos con ligereza pero llenando bien los depósitos para "la tocata" de hoy. Rematamos detalles para salir cuanto antes, que el día promete y esta vez queremos llegar todos tranquilos a la cena y a la ducha.

Sasso Vernale (3058 m), Ombrettas Orientale (3011 m) y Di Mezzo (2983m) por Ferrata Ombretta desde Refugio Contrin
Ruta circular, bastante exigente, que cuenta con una pequeña ferratilla e "itinerario alpinos". Material ferrata y casco. Datos: 12'1 km ; 8 h 39' ;± 1500 m.


De nuevo el tiempo nos sonríe y parece que nos deja disfrutar...
...y encauzamos nuestro camino por verdes sendero hacia las Ã¡ridas alturas...
... dejando a nuestra espalda Colac y el Val di Contrin.
Al entrar en zona rocosa avistamos nuestra primera "estación", Pas Ombretola...
... al que ascendemos por terreno penoso, que nos hace sudar la gota gorda...
... mientras desde las alturas no vigilan...
... hasta acabar bajo la pirámide del primer tresmil.
Ligero de equipo "metemos la directa" por el sentiero alpino...
... hollando la cima del Sasso Vernale(3058 m) .

"Sin frenos" descendemos de la primera cota conquistada...
... hasta la base de la pared, donde arranca la ferratilla de Ombretta...
... por la que "cacharreamos" un poquito hacia arriba...
... para seguir caminando "penitentemente" hacia las Ombrettas...
... consiguiendo, en segunda posición, el segundo tresmil del día. Ombretta Orientale (3011 m) .
Con vistas a la Marmolada, que toca mañana, echamos un bocado...
... y nos damos el capricho de ascender al balcón de la Ombretta di Mezzo (2983 m) .

"Con buena letra" perdemos altura hacia el Pas de Ombreta...
... llegando al Pas, bajo la gran protagonista de Dolomitas.
Continuamos con la bajada tranquilamente hacia Contrin...
... mirando de reojo la labor de mañana...
... y acabando en el refugio, con ganas de un trago fresco.

Rica cena, con pasta a la carbonara.
Esta vez con todo el relajo del mundo, refrescamos "los gaznates"(alguno ya duchado y todo); y nos sentamos a cenar a buena hora y con bastante hambre, que la jornada ha sido bastante exigente.
Con "el buche" lleno presentamos la siguiente jornada, al techo de dolomitas; pero las expectativas son malas respecto al tiempo, así que tocara ver venir... por lo pronto a "recargar pilas", que amaneceremos pronto y aunque sea nos quedaremos en el intento a Punta Penia.

Contrarreloj a lo mas alto: Punta Penia (3343 m)


El día amanece sin rastro de sol y nubes acercándose.

Al punto de la mañana ponemos en marcha el refugio y lo primero de todo una mirada al cielo, mirado poco esperanzadora al estar anubarrado y sin rastro de solete.
Seguimos conforme los planes y volvemos abrir comedor para desayunar, momento en el que nos recomiendan antes de entrar en la ferrata valorar la situación... pero por lo pronto a por la gran cima. 
Ascenso al techo de Dolomitas que cuenta con una ferrata, empleada tanto para el ascenso como para el descenso. Material de Ferratas y Casco. Datos: 8'6 km ; 7 h 13' ; ± 1350 m .


Con el día un poco dudoso, ponemos dirección ascendente a la Sforcella de la Marmolada...
... "encabritándose" bastante el camino, que nos hace sufrir lo nuestro,...
... pero el cielo "intentando ponernos su mejor cara"...
... y en la Sforcella nos echamos los aparejos.
Nos metemos de lleno en la Ferrata de la Marmolada, empezando fuertes...
... pero sin remilgarnos, vamos "devorando" metros..
... subiendo por las largas escalas de la Marmolada...
... y rematando la vía por la cresta...
... hasta llegar al final junto al Ghiacciato de la Marmolada.
Bordeando el glaciar, afrontamos el ultimo "puerto"..
... conquistando el techo de dolomitas, Punta Penia (3343 m) .
Recuperamos el aliento y "poteamos" a 3343 m en el refugio...
... pero poco a poco el tiempo va estropeándose.

"Pies en polvorosa" descendemos por la ferrata...
... pillando algo de trafico ascendente...
... pero con soltura llegamos a la Sforcella y final de la ferrata.
Sin perder ritmo, por si las moscas, bajamos como las balas hacia el refugio...
... pero disfrutando de los pasos que damos por el bonito lugar...
... acabando en el refugio Contrin, sin sufrir ningún chaparrón.


La tromba nos pilla a cubierto en el refugio.
Con la gran conquista a la espalda nos sentamos a la mesa, que nos hemos ganado un buen plato de pasta italiana y un rico "dolce", cuando el cielo se decide a descargar toda "su rabia" con ganas.
Decidimos esperar pero el temporal no amaina, por lo que cómodamente bajamos en todoterrenos en una exhibición de pilotaje; librándonos de una buena para llegar a Ciampac y coger nuestra furgo.




"Cena de Gala" en el Fedaia





La tormenta arrecia, con suerte de que estamos a cubierto; y en corto viajecito subimos a Fedaia, donde las nieblas no nos dejan deleitarnos con vistas a la N de la Marmolada.
 "Plantamos el huevo" en el refugio Passo Fedaia y seguimos con la rutina de siempre; ducha, cena temprana y planing del día siguiente.Pero con el tiempo revuelto que tenemos y que se espera para mañana, unido a la caña de los primeros días; para que el día sera de relax con algún paseito, pero primero a recuperarse de la paliza.

Día de relax con sorpresas


Madrugando con moderación, otra vez lo primero que hacemos es salir y ver el panorama; que sorprendentemente no tiene tan mala pinta, pero esta todo mojado.
Panorama mañanero de camino a Cortina.
Desayunamos sin prisas y preparamos el equipaje para partir hacia la zona de Cortina, donde parece que le daremos un giro a la Croda di Lago. Nos embarcamos en un turístico viaje, regocijándonos con las pocas vistas que las nubes nos permiten; y tras una infinidad de "tornantes" llegamos al Passo Giau, donde los acontecimientos dan un giro inesperado. A prisas pillamos el equipo de ferratas y con decisión vamos a por tres ferratillas del cordal que nace en el mismo passo, con la esperanza de no catar llovizna.

RaGusela (2595 m), Nuvolau (2575 m) y Averau (2649 m) desde Passo Giau
Ruta mañanera, que cuenta con tres ferratas, todas cortas y sin gran dificultad. Material de ferratas y casco. Datos: 11'4 km ; 6 h 42' ; ± 930 m.


Con el día "tripili" nos obcecamos con las tres cimillas del cordal y su ferratillas...
... y nos aproximamos a las paredes de Ra Gusela por el sendero 443...
... con un paisaje diferente, acompañado de nubarrones.
En la pared surcamos la pequeña ferrata de Ra Gusela...
... sacandonos a un terreno de grietas y niebla, por el que avanzamos...
... hasta la primera cima; Ra Gusella (2595 m), excelente mirador para El Giro.
Sin nieblas seguimos nuestra ruta por el cordal...
...superando una "mini-ferratilla"...
...que acaba en la cima de Nuvolau (2575 m), presidida por su refugio.
Abandonamos la segunda cima, y nos dirigimos al collado Averau...
...siguiendo enfilados hacia la base de la pared de Averau.
Nos metemos en la cortita ferrata de Averau...
... ascendiendo al final por sendero, sin ningun misterio...
... hasta la cima de Averau (2649 m).

Veloces bajamos de la cima, disfrutando Ãºnicamente de las bonitas Cinque Torri...
... y parando a mediodía en el refugio Scoiattoli.
Como vamos sobrados, nos metemos en unas trincheras de La Gran Guerra...
... y seguido regresamos, faldeando el cordal por un bonito sendero...
... terminando en el Passo Giau, teniendo un día bastante decente.

A media tarde ya estamos camino del refugio, pero antes toca repostar e hinchar rueda; para seguir nuestro camino hacia Dibona. 
Paseito Post-ruta al Dibona, estirando " las patikas"
Todo va sobre ruedas hasta que en plena pista empieza un ruido, desde luego "parece que nos ha mirado un tuerto", y no es otra cosa que un pequeño deposito que se nos a descolgado. Nos bajamos todos y a patita hasta el refugio; donde una vez estacionados a "lo MacGyver" apañamos el deposito, o eso esperamos.
Nos aposentamos en nuestra tremenda habitación con Ã¡tico y un solo enchufe, y vuelta "la burra el trigo" con nuestra duchita, cena temprana y planing de la etapa reina: tres ferratas que nos llevan hasta la Tofana di Mezzo, y con una bajada aun en el aire.
Así que todos pronto a descansar, que arrancaremos el día incluso antes de que empiecen los desayunos.

Etapa ferrea a La Tofana


Las alturas nos dan los buenos días tapadas.

A horas intempestivas toca abrir los ojos, para enfrentarnos quizá al día mas duro de nuestra incursión, pero ya nada nos asusta. Justo de luz tenemos " un pobre desayuno", y para cuando el resto del refugio amanece, nosotros ya casi estamos dispuesto para arrancar; pero para nuestra desdicha nos encontramos con un día cerrado de nieblas y nubes, por lo que no sabemos que nos depararan Las Tofanas.


Tofana di Mezzo (3244 m) por Ferratas Punta Anna, Oliveri y Tofana
Ascenso exigente, largo y con cierta dificultad, combinando tres ferratas. Material de ferrata y casco. Datos: 9'5 km ; 9 h 59' ±1350 m.


Emprendemos la marcha con el día poco apetecible, rumbo a las tapadas alturas...
... y poco a poco las paredes de la tofana se dejan intuir...

...hasta quedar en el inicio de la Vía Punta Anna, donde nos equipamos.
Fácilmente, entre la niebla, subimos por la ferrata Punta Anna..
... que a cada paso, va cojiendo mas toques de emoción...
... y a ratos podemos disfrutar ligeramente del paisaje.
La ferrata tiene " su tela", y nos hace sudar para superar algunos tramos...
... pero victoriosos llegamos a su tranquilo final por una colgada cengia.
Toca patear un poquito entre cascajo...
... con buenas vistas a La Tofana Di Rozes...
... y prácticamente iniciamos la Vía Oliveri subiendo por la escala.
Continuamos por un pequeña cengia...
... y avanzamos por pasos vertiginosos...
... hasta dar con un buen lugar, donde recuperarnos del gran desgaste que llevamos.
Recuperados ascendemos hasta el llamativo agujero, donde terminamos la Oliveri...
... y nos metemos en una sucesion de escalas para ventilarnos la ultima ferrata de la Tofana ...
... y cresteando sin dificultad...

... nos llevamos al bolsillo ( otra vez) la cima de la Tofana di Mezzo (3244 m) .
En la cima con pocas vistas, nos damos una buena comilona..
... aunque a ratos las nubes se abrían sobre cortina.

Por sentiero attrezzato, dejamos atrás la cima...
... y nos encaminamos hacia el Refugio Giussani...
... recorriendo senderos increíbles, para perder altura...
...arribando sanos y salvos al Giussani.
Un  refrigerio en el refugio, "que nos da la vida", ....
... y de una tirada para abajo...
... rematando la faena llegando al Dibona, tras " una señora paliza".

De cabeza nos vamos directos a la ducha para relajar el cuerpo y refrescarnos, tras la dura jornada. Una vez "arreglados" toca celebrar el haber superado con Ã©xito las ferratas y la ascensión, brindando con el Spritz Aperol.
Celebrándolo con Spritz Aperol en el Dibona.
La cena nos la ventilamos " sin tocar pared", salvo por la lentitud de servirla; y en el bar nos disponemos a comentar la tranquila excursión del sexto día, recorriendo unas galerías de la guerra, y una rica comida en pizzeria... PLANAZO!!!






De relax en las entrañas de la montaña


Un día renovado nos acoge bajo el Pizo Lagazuoi

Despertando con el resto del refugio, pero con calma nos damos el desayuno; que esperábamos un poco más variado  que a las horas intempestivas de ayer.
Con un día sublime nos toca otra mudanza; así que cargamos la furgo y tras intentar encontrar el perdido tornillo del depósito, pero sin éxito, nos metemos en el puerto llegando en un corto trayecto al Passo Falzárego, bajo el Pizo Lagazuoi donde están las galerías de la guerra.



Galerías de Lagazuoi (2752 m) y Camino de los Austriacos
Ruta mañanera y facil; aunque cuente con zonas equipadas, sobre todo en la bajada. Casco y linterna para las galerias, podria ser recomendable material  de ferrata. Datos: 5'5 km ; 3 h 53' ; 700 m .

Aunque es día de descanso, toca patear para que el cuerpo no se "amilane"
... pero a ritmo suave, disfrutamos de los paisajes que se nos "brindan"...
... hasta la entrada de la galería...
... que resulto falsa, y nos toco subir "un pelin" mas..
... para dar con la oscura y verdadera entrada.
Por las entrañas de la montaña vamos subiendo uno a uno los peldaños...
... viendo luz del sol, por algunos "ventanucos" naturales, ...
... pero sobre todo roca, oscuridad y mas peldaños ...
... consiguiendo salir a la superficie de nuevo.
A la luz del sol y con bonitas vistas, nos echamos un tentempié...
... quedándonos aun un poco de tirada hasta el refugio y funivia...
... donde nos vemos inmersos en una ascendente procesión...
... acabando en la concurrida cima de Pizo Lagazuoi (2752 m).

Tenemos nuestro destino final por allí abajo...
... al que nos dirigimos por el bonito camino de los austriacos...
... atravesando un puentecito, que enseguida le pone final al sendero.
Aun atravesamos un pequeño campo de trincheras...
... y bajo los paredones de Lagazuoi...
... terminamos nuestro paseito de nuevo en Falzàrego.

En la pizzeria de Corbara
Terminada la mañanera, seguimos por la carretera siguiendo los pasos del Giro por Valparola, entrando en Val Badia y acabando etapa en Corbara. 
En Corbara nos damos el vicio de comer las típicas pizzas italianas y un pequeño surtido de “dolce”; y para bajar toda la comilona de "ruteo turístico-gastador” por el pueblito.


A media tarde vamos a Badia, para “montar el ultimo campamento” en el hotel Miramonti. Con todo lujo de detalles nos acomodamos en las habitaciones con unos cuantos enchufes y un baño por habitación, en el que nos quedamos como nuevos antes de cenar excesivamente para lo poco que hemos hecho.
De visita por Corbara, vigilados por el Sassongher.
Con la tripa a reventar vamos al bar, nada más a concretar el plan del penúltimo día; que en travesía nos meteremos “entre pecho y espalda” otro par de tresmiles con un ferratilla, y con taxi recuperaremos el vehículo para recoger a toda la tropa.
Para dar por terminado el día, un pequeño paseo nocturno para bajar la cena y levantarnos “a tope”.




Dos moles por Fanes


Otra mañana mas el sol va caldeando nuestros rocosos objetivos.
Al alba ponemos en funcionamiento el hotel, y sin alborotar demasiado entramos antes de la hora al desayuno, como unos vips. Para cuando se abre el comedor, ya estamos terminando y salimos antes de que empiece la batalla campal en el buffet.
Rápidos terminamos de prepararnos y nos encauzamos otro día mas con el cielo limpio hasta el parking de la Capanna Alpina.

Conturines (3064 m) y La Varela (3055 m) desde La Capanna Alpina
Travesia larga y dura, que cuenta con una peque̱a ferrata y una bajada exigente y delicada. Material de ferrata opcional, casco necesario. Datos: 17'1 km ; 8 h 15' ;ʱ 1600 m .


Nuestros escenarios reciben los primeros rayos de sol, mientras nos preparamos en el sombrío valle...
... y después de fascinarnos con el cuidado restaurante de la Capanna...
... ascendemos "sin compasión" por el verde valle..
... dejando rápidamente atrás "las bajuras"...
... abriéndose ante nosotros unos bonitos pastos de altura.
Encarrilamos nuestro rumbo hacia las altas montañas de Fanes...
... metiéndonos en dominios secos y rocosos...
... que tras gran esfuerzo, concluimos en el collado entres nuestros dos moles.
En "estilo light" atacamos primero al Conturines...
... subiendo los últimos tramos por la ferrata Tre Dolomiu...
... coronando al final el Conturines (3064 m), con vistas impresionantes.


Descendemos con buena letra de la primera cima...
... fijando el objetivo en la segunda mole, La Varela.
"Metemos el turbo" para quitarnos el último repecho...
... ganando otro tresmil mas, La Varela (3055 m).
Con "rico tiempo" disfrutamos de la cima , de la comida , ...
... del bello panorama y de los últimos objetivos que nos esperan ( Pero ya mañana).


" Sin frenos y a lo loco" bajamos por las inclinadas laderas N de La Varela...
... presentándonos en un periquete en la Forcella de Mesdec..
... desde donde observamos la bajada casi imposible, que acabamos de terminar.
Bajamos serenos entre cascajo, rumbo a los verdes tierras de Badia ...
... paseando entre los enormes bosques de coníferas...
... hasta cruzarnos con nuestra avanzadilla y finiquitar así la travesía.

Con una paliza considerable nos retiramos al hotel, y tras ver la vuelta que hoy recorre nuestras tierras; una refrescante ducha nos relaja “la maquina”.
Aprovechando un ratito antes de la cena damos un garbeo por Badia, pero con gran puntualidad entramos al comedor y nos damos una buena comilona, que hoy nos la hemos ganado con creces.

Por última vez nos reunimos para el planing, que esto empieza acabarse, y para la última jornada “nos llevaremos al palmares” otro tresmil. Pero el desgaste parece haber hecho mella y se decide coger un par de sillas para que resulte más light.
Después de “una copa digestiva” y sin hacer esperar mucho, tiramos a descansar que estamos cerca del final pero aún nos queda un último “apriete de tuercas”.

La última  y con trampas


Amaneciendo al unísono con el resto del hotel, toca meterse en “la batalla campal” del buffet para conseguir desayunar; y moviéndonos con ligereza rematamos la mochila y nos calzamos las botas, para enfrentarnos al último reto.

De nuevo el tiempo “pone su mejor sonrisa”, y nos acercamos hasta el telesilla para pillar los primeros que salen y volver lo antes posible, que hoy se quiere más sesión ciclista.


Sasso Delle Dieci (3026 m) desde La Crusc
Ruta con algo de dificultad, pero que se puede recortar en desnivel y distancia con las sillas. Material de ferrata recomendable, y casco necesario. Datos: 11'8 km ; 6 h 47' ; ± 1110 m .


Empezamos con nuestros objetivos ya a la vista...
... y sin esfuerzo alguno, ganamos altura sentaditos...
... plantándonos sin sudar en La Crusc, bajo los paredones.
Con nuestras patitas, tranquilos ponemos rumbo ascendente,
... pero el sendero tiene tramos "interesantes"...
... e impresionantes vistas sobre Val Badia.
Al final nos toca sudar un poco por " las cuestitas"..
...  apareciendo ante nuestras narices un precioso lugar, con el cresterio que ahora nos atañe.
Transitamos por la amplia cresta, sin parar de subir...
... pisando primero la cima de L'Ciaval (2907 m) .
Aun con trabajo hacia el Sasso Dieci...
... nos ponemos las pilas para recorrer el inclinado y rocoso terreno...
... quedando bajo un tramo vertical y equipado a la cima.
"Negociamos" con  delicadeza la ferratilla ...
... y hollamos la ultima cima, Sasso Delle Dieci (3026  m) .
Con un buen "banquete" cimero, disfrutamos del lugar y sus vistas.

Apresurados emprendemos el camino de vuelta...
... saboreando los últimos pasos por las alturas dolomíticas...
.... siguiendo con la bajada raudos y cautelosos, bordeando los paredones...
... dando por terminadas nuestras expediciones a las cimas de dolomitas, con un poco de trampas.

A buena hora ya estamos de vuelta en el hotel, para que unos vean la vuelta y otros nos duchemos plácidamente; pero al final nos toca a todos la misma tarea de rehacer las maletas, que tristemente nos toca viaje de vuelta.
Añadir leyenda
Otra vez nos sobra  rato, que volvemos aprovechar para pasear por el pueblito, por si no hemos tenido suficiente con todos estos días, hasta darnos la hora de cenar. 
Esta vez tras la última cena ya no hay ni planing, ni presentación, ni na… bueno sí que hay una gran satisfacción de que todo el equipo con mayor o menor sufrimiento hemos acabado con cada objetivo; por lo que nos mereces un brindis y antes de ir a dormir un largo momento de verdadera paz escuchando “batallitas”, que hacen morirse de la envidia (Pero que algún día llegaran).




Añadir leyenda
Increíblemente el día que no tenemos montaña, nos meneamos antes que ninguno; pero hay que ser precavidos, no vayamos a tener alguna incidencia inesperada.
Después de “un triste”, pero rico, desayuno cargamos todos los trastos en la furgo y con todo listo nos despedimos de las Dolomitas; con un hasta pronto cuanto antes.

Campanone Torre Civica




Sin problema alguno llegamos a Bérgamo con tiempo “pa da y regala”, así que nos vamos de turismo a su Citta Alta. Con sus calles abarrotadas por lo que parece una carrera o marcha; recorremos “las endulzadas callejuelas” conociendo los torreones, plazuelas, iglesias y universidades de la Citta Alta Bérgamo.
Para mediodía nos “arrecogemos” para ir al aeropuerto y volver a tramitar todo, para el poco deseado vuelo que esto tristemente esta llegando a su fin...y es que va tocando volver a la realidad; pero por lo menos llevamos un buen sabor de boca, que con este dulce sueño hecho realidad en compañía de 7 magnificas personas por rincones impresionantes y que quedaran grabados en el recuerdo de por vida.

Duomo di Bergamo


Por ultimo solo me queda dar las gracias a todo el equipo, por estos apasionantes días de montaña vividos.


Techo de Dolomitas. Punta Penia (3343 m)






##DeL RìO##


No hay comentarios:

Publicar un comentario